Prepara tu coche para el invierno: neumáticos, limpiaparabrisas y refrigerante.

Llega el invierno y lo usuarios de los vehículos tienden a pensar que su coche está preparado para afrontarlo, ya que no ven un peligro aparente. Pero no saben que los elementos del automóvil que más sufren el cambio de estación pueden producir accidentes.

Estos elementos son los neumáticos, los limpiaparabrisas y el refrigerante. Son los componentes del vehículo que más olvidados tienen los clientes y que son muy importantes para la seguridad del conductor.

Neumáticos

Los neumáticos están detrás del 30% de las incidencias mecánicas de invierno, por lo que desde el taller debemos hacer ver la importancia de una revisión y sustitución de estos, sobre todo en inverno.

El mantenimiento preventivo se convierte en la alternativa más eficaz para evitar riesgos al volante, siendo necesario prestar atención a la profundidad del dibujo, cuyo límite legal se sitúa en 1,6 milímetros. Sin embargo, los expertos han señalado que por debajo de los 4 milímetros la evacuación del agua no se realiza en óptimas condiciones.

Existen neumáticos de invierno y neumáticos para las 4 estaciones. El profesional del taller debe recomendar que tipo de cubierta debe usar el conductor y si en invierno debe cambiar lo neumaticos por unos especiales para esta estación.

Cuando el conductor realiza una elevada cantidad de kilómetros durante la estación fría debería cambiar sus neumáticos de 4 estaciones por las de invierno. Las cubiertas invernales ofrecen una mejor adherencia, tracción y frenada, incluso en superficies de muy bajo grip. El sistema de bloques de su banda de rodadura ha sido diseñado para atrapar nieve y elevar la ficción provocando el contacto directo con este elemento. Su dibujo contiene amplios canales para evacuar agua, evitando el riesgo de aquaplaning.

Un buen ejemplo, sería las cubiertas de Michelin de la gama Alpin que aporta control y seguridad en cualquier tipo de condiciones invernales. Su dibujo ofrece mayor tracción en nieve, mayor resistencia al aquaplaning y mejora la precisión en la conducción.

Dispone del compuesto «Tread compound technology», que optimiza las prestaciones del neumático a bajas temperaturas, asegura una mayor adherencia en suelos mojados y en nieve, y un buen nivel de eficiencia energética.

En cambio, los neumáticos de todo tiempo son las recomendables para aquellos conductores que utilizan el vehículo en entorno urbanos con rangos de temperatura que oscilan entre los -5ºC y los 25ºC y que realizan menos de 25.000 kilómetros al año.

Estos neumáticos contienen una banda de rodadura diseñada para mejorar el equilibrio entre altas y bajas temperaturas, y tanto en asfalto seco como mojado.

En este caso, podríamos confiar en las cubiertas de Michelin Croosclimate. Seguridad diseñada para durar en cualquier época del año. Disponen de banda de rodadura con tacos rígidos y bordes biselados que mejora la frenada en seco y en mojado maximiza el agarre y proporciona flexibilidad, independientemente de la temperatura.

Estos neumáticos y muchos más los puedes encontrar en nuestra tienda online de neumáticos.

Limpiaparabrisas

Teniendo en cuenta que el 18% de los accidentes mortales se producen en condiciones meteorológicas adversas, la labor en I+D+i en materia de escobillas se está orientando al objetivo de incrementar la visibilidad del conductor, lo que, a su vez, aumenta la seguridad al volante, tratando de asegurar la eficiencia de barrido y de limpieza a baja temperatura.

Y es que contar con la adecuada visibilidad al volante es fundamental para la seguridad en la carretera. Por eso, es importante revisar el estado de las escobillas y si disponemos de líquido del limpiaparabrisas. Si las escobillas chirrían y están cuarteadas es hora de cambiarlas. A continuación, te recomendamos la gama de productos de Serca que se caracterizan por su calidad-precio.

Líquido refrigerante

Por último, el líquido refrigerante que posee propiedades de anticongelante. La función del refrigerante es absorber el exceso de calor que se produce cuando el motor entra en funcionamiento. Este líquido está compuesto mayormente por agua destilada, por lo que, si no tuviera el anticongelante, se solidificaría cuando las temperaturas bajan y no podría cumplir su cometido.

Por tanto, es importante la revisión del mismo y sustitución si es necesario. Se suele cambiar cada dos años, o cada 40.000 kilómetros. La gama anticongelante Textor ya sea de 30% o 50% son muy fiables y aporta óptimos resultados.

¿Por qué es la estación más importante?

Porque en verano se tiende a realizar más kilómetros que provoca un desgaste mayor de las cubiertas, además el inflado de las ruedas varía según la temperatura exterior, así que empezando por el inflado es lo primero que se debe revisar en un cambio de estación.

Por otra parte, las escobillas y el líquido del limpia se han usado menos en verano y puede que no tengamos líquido y no nos acordemos o que las escobillas se hayan resecado por sol y no limpien bien. Estos elementos son cruciales en esta estación porque hay una mayor probabilidad de lluvia y nos puede dificultar la visibilidad.

Por último, el anticongelante es en esta estación donde obtiene su máximo protagonismo. Por lo que en el taller deben prestar atención al nivel del mismo, comprobar si tiene alguna fuga y si es necesario rellenar o cambiar.

Por eso animamos al profesional del taller a recomendar a sus clientes una revisión preventiva del vehículo con el propósito de concienciarles acerca de la importancia de un correcto mantenimiento del vehículo para incrementar la seguridad y la vida útil del mismo.

Si deseas más información o adquirir cualquiera de estos productos, no dudes en ponerte en contacto con nuestro departamento comercial, estarán encantados de atenderte.

Entradas relacionadas