Inspección de Consumo en 2021: obligaciones del taller

En 2021 se realizará un nueva campaña de inspección de Consumo para los talleres mecánicos y de chapa y pintura a nivel nacional. El incumplimiento de las obligaciones marcadas puede llevar sanciones por parte de la Administración.

La legislación es antigua y se rige por el Real Decreto 1457/1986, de 10 de enero, por el que se regulan la actividad industrial y la prestación de servicios en los talleres de reparación de vehículos automóviles, de sus equipos y componentes.

Entre las obligaciones del taller, se puede destacar, el uso de la placa distintiva en la fachada del local. Asimismo, los talleres multimarca no pueden hacer alusión a ninguna marca concreta, ya que podría llegar a confundir a los consumidores.

En lo que respecta a los instrumentos o sistemas de medida, aparatos, etc., todos deben haber cumplido con las revisiones que establece el fabricante, todas las herramientas deben estar verificadas y calibradas, siendo necesario guardar los resguardos que lo demuestren.

Conoce a continuación las obligaciones que debe cumplir tu taller para pasar la inspección de consumo en 2021. Te detallamos las obligaciones legislativas en esta materia, en relación a los presupuestos, facturas, piezas, garantías, etc.

1.RECAMBIOS DEL TALLER

En cuanto a las piezas de repuestos, estas deben ser nuevas y adecuadas al vehículos. También se contempla la instalación de recambios reconstruidos o reacondicionados por la marca o por servicios autorizados. El taller debe guardar la acreditación de la procedencia de los mismos, así como la garantía. También son válidos recambios usados o no específicos si cumplen con los requisitos. En la modificación de 2010 se añadió que para ello se necesita una conformidad previa escrita por parte del cliente.

En el caso de estas últimas, se emplean por razones de urgencia, porque se han dejado de fabricar piezas para ese vehículo o por autorización del usuario, siempre que no afecten a otros sistemas del vehículo, como de frenado, suspensión o dirección. Tampoco se puede instalar ninguna pieza que no permita el código de circulación.

Asimismo, las piezas tienen que ir siempre etiquetadas y marcadas de forma legible con la marca del fabricante. También, el taller de reparación está obligado a presentar y/o entregar las piezas sustituidas al cliente, salvo manifestación impresa del mismo.

2. GARANTÍAS

Los talleres ofrecen una garantía que caduca a los tres meses o los 2.000 kilómetros recorridos. Esto entra en vigor desde la fecha de entrega, y siempre que no haya sido manipulado por terceros. Esta garantía debe ser total e incluye los materiales, la mano de obra, los desplazamientos o el tipo impositivo.

En el supuesto de que el cliente aportase las piezas para la reparación, el taller puede aceptarlas si no afectan a la seguridad del vehículo. Asimismo, el centro no debe hacerse responsable de las averías o fallos mecánicos ocasionados como consecuencia de esos repuestos llevados por el cliente.

3. PRESUPUESTOS Y FACTURAS

Los talleres de reparación están obligados a que el texto incluido en los resguardos de depósito, presupuestos y facturas, que afecten al usuario directamente, no tengan un tamaño de letra inferior a 1,5 milímetros de altura. En el caso de los presupuestos, es obligatorio realizarlo por escrito y su plazo de validez es de un mínimo de 12 días. Este documento debe contener todos los datos del taller, del consumidor y también del vehículo, reparaciones que se van a realizar desglosadas por tiempos y piezas, así como la fecha prevista de entrega, y la firma y fecha de aceptación del consumidor. En el caso de no aceptarse, el taller debe entregar el vehículo a su propietario en las mismas condiciones, ya que solo puede repararse una vez se tenga conformidad del presupuesto de forma expresa.

Tras recibir la aprobación, si durante las tareas de reparación se encuentran nuevas averías, el taller debe comunicarlo al cliente en el plazo de 48 horas, debiendo ser aceptada por escrito. Además del presupuesto, también se entrega al cliente un resguardo acreditativo del deposito del vehículo. Por su parte, el cliente puede desistir del encargo durante la reparación, abonando el importe de los servicios prestados hasta el momento.

El taller está obligado también a emitir una factura de todas las operaciones realizadas, desglosada por piezas y horas de trabajo.

Fuente: Infotaller

Port Relacionados