La relevancia del empleo de cabinas de pintura en el taller

Los talleres que ofrecen servicio de chapa y pintura deben prestar especialmente atención al proceso de repintado de los vehículos, ya que es la parte estética del vehículo y la que el cliente puede aprecia a simple vista. Este proceso es todo un arte y es una labor muy tediosa pero que realizando un buen trabajo nos puede aportar amplios beneficios.

Existen numerosos pasos, desde la preparación de las piezas hasta la aplicación del barniz y el secado. Pero en todo este proceso intervienen otro factor importante para conseguir un excelente acabado, las herramientas a utilizar.

Una de las herramientas fundamentales en este proceso es la pistola aerográfica, sin embargo, existe otro elemento esencial para lograr un resultado óptimo: la cabina de pintura.

La cabina de pintura, al ser un recinto cerrado y estanco, permite realizar las distintas aplicaciones libres de impurezas, pues en ella se produce el ambiente idóneo para un repintado de calidad. Asimismo, desde el punto de vista medioambiental, retiene la mayoría de partículas de pintura y compuestos orgánicos volátiles (COV o VOC, por sus siglas en inglés). Además, en cuanto a la prevención de riesgos laborales, permite al pintor trabajar en unas condiciones controladas.

Por otro lado, las cabinas de pintado actuales permiten también el secado de piezas (cabinas-horno), ya sean de gasoil, gas o también las más modernas de paneles endotérmicos (corriente eléctrica).

Durante la fase de pintado, en la cabina de pintura circula aire desde el techo hacia el suelo. Esta circulación forzada de aire, vertical y hacia abajo, es la encargada de arrastrar los restos de pulverización aerográfica.

Convencionalmente unas condiciones de temperatura de entre 22 y 26ºC y entre un 40 y un 60% de humedad relativa son adecuadas para la mayoría de las aplicaciones y productos, aunque pueden existir restricciones particulares.

Por otro lado, una cabina de pintado debe poseer un buen sistema de iluminación que proporcione la cantidad y calidad de luz necesaria para un buen desarrollo del trabajo de repintado.

Una vez aplicado un producto, imprimación, aparejo, pintura o barniz, se puede secar a temperatura ambiente, unos 20ºC aproximadamente, o acelerar el proceso de secado elevando la temperatura a unos 60-80ºC en una cabina de secado aparte o en la misma cabina en la que se ha aplicado la pintura.

En este sentido, existen también en el mercado nuevas soluciones como el RCT (Rapid Cycle Time) de PPG, que permiten una reducción drástica de los tiempos de espera en comparación con los procesos convencionales. Así, RCT mejora la competitividad y rentabilidad del taller, gracias a una considerable reducción de tiempos de aplicación y secado.

Existe una gran variedad y tipos de cabinas de pintura en el mercado. Los fabricantes ofrecen múltiples opciones para adaptarse al espacio disponible, posibilidades de inversión y las necesidades propias de cada taller, por lo que deberemos tener en cuenta todo esto a la hora de adquirirlas.

De esta forma, una cabina puede ofrecer distintas opciones tanto en sus características (diferentes caudales de aire; montadas con basamento o sin él; grupo de aspiración e impulsor de aire de uno o dos motores; grupo generador de funcionamiento a gas-oil, gas natural o gas natural en vena de aire; con o sin equipos depuradores de carbón activo; zócalo totalmente enrejillado o mixto; distintas calidades en los materiales empleados; secado convencional por aire o mediante radiación infrarroja); como por su diseño: tipo túnel (pintado y secado en distintos espacios), paralelo (similar al anterior pero con desplazamiento lateral), o el más común, cabina-horno.

En resumen, y sea como sea el tipo de cabina que dispongamos en nuestro taller, su uso es el recomendable para conseguir un resultado óptimo en cada operación ya que:

· Proporcionan el ambiente idóneo para la aplicación de los productos del repintado.

· Aportan ventajas desde el punto de vista medioambiental, ya que se retienen la mayoría de partículas de pintura y COV.

· Reducen los riesgos laborales, pues permiten al pintor trabajar en unas condiciones controladas.

· Acortan el tiempo de secado.

Si necesitas más información sobre cabinas de pintura o cualquier herramienta de pintura no dudes en ponerte en contacto con nuestro departamento técnico de aplicadores de pintura. Ellos te pueden asesorar y ayudar con los productos idóneos de pintura, herramientas, programas de colorimetría, etc. E incluso pueden desplazarse hasta tu taller para hacerte cualquier explicación y demostración. Ponte en contacto en tu delegación más cercana.

Fuente: PPG

Port Relacionados