Centralita del motor: averías y reparación

portada-centralita

La unidad de control electrónico (Electronic Control Unit) es lo que podríamos denominar el cerebro de nuestro vehículo. El cual, controla una serie de parámetros que permiten optimizar el funcionamiento del mismo según las circunstancias.

Al principio, la centralita se encargaba de controlar la cantidad de combustible que tenía que utilizar en la combustión, así permitía reducir el consumo y las emisiones de gases, mejorando además el rendimiento.

En el trascurso del tiempo, la centralita ha ido adquiriendo otras responsabilidades. El funcionamiento básico se encarga de que los sensores dispuestos en el vehículo envíen los datos al microprocesador, que los compara con los grabados en la memoria. A continuación, emite las órdenes pertinentes a los diversos elementos que controla para optimizar el funcionamiento del motor.

Si en algún momento la información que recibe es defectuosa, la centralita utilizará valores estándar para que el vehículo siga funcionando, pero quedará registrado en la memoria, así el mecánico podrá consultarlo a través de la diagnosis.

La cantidad de trabajo y parámetros que controla la centralita depende de su sofisticación, pero por lo general realiza las siguientes tareas de control:

  • Presión atmosférica
  • Presión del turbo
  • Control de la válvula magnética
  • Control de las bujías de incandescencia y el relé que las alimenta
  • Control y posición del servomotor
  • Control de los electroventiladores y su relé
  • Control de la válvula EGR
  • Control del turbo
  • Control y posición de las agujas
  • Control y posición del acelerador
  • Régimen de revoluciones
  • Temperatura del combustible, refrigerante y aire

Fallos y soluciones

Podemos saber que la centralita presenta problemas porque se produce una pérdida de potencia, humo denso y oscuro, exceso de consumo, mal funcionamiento en ralentí o como opción final que no arranque el motor del vehículo.

Problemas comunes:

  • No hay comunicación con el equipo de diagnosis.
  • Problemas de tensión.
  • En vehículos de gasolina, no hay encendido en una o varias bujías.
  • La unidad no detecta algún sensor (pedal acelerador, sensor presión, caudalímetro, etc.).
  • La unidad no gestiona algún actuador (inyector, válvula EGR, válvula presión turbo, etc.).

A continuación vamos a ver algunas causas y sus posibles soluciones:

  • En caso de sobrecarga por daños en el cableado o exceso de voltaje que provoque un cortocircuito en un solenoide o actuador, debe localizarse y repararse o la centralita nueva volverá a fallar.
  • Si la placa se agrieta a consecuencia de las vibraciones o cambios de temperatura, se puede solucionar sustituyendo la misma por otra.
  • Puede ocurrir que la centralita no se active o propicie fallos recurrentes si la programación es inadecuada.
  • Si la centralita se moja, las conexiones eléctricas se verán dañadas y no hay reparación posible.

Varios son los modos de solventar el problema en función de su gravedad. Una opción es reparar los sensores o modificar el software o sustituir por completo la centralita. También esta la opción de clonar de centralita, para ello se reprograma trasfiriendo la información de las lecturas de memoria.

SERVICIOS QUE OFRECEMOS

En Recambios Segorbe ofrecemos servicios de electrónica relacionados con las centralitas de los vehículos. En nuestro departamento de electrónica se reparan las placas base y se sustituyen los componentes necesarios.

Además, ofrecemos venta e intercambio, clonación, virginización y codificación que por alguna razón han perdido su codificación de seguridad. Para más información puede ponerse en contacto con nuestro departamento de electrónica, estarán encantados de atenderles tecnico.electronico@rsegorbe.com .

Entradas relacionadas