Filtro del habitáculo, un aliado contra la alergia respiratoria

filtropolen

Un buen mantenimiento del filtro mejora la calidad del aire y el ciclo de vida del vehículo.

El filtro del habitáculo o comúnmente denominado filtro de polen, es un filtro no tan conocido como el filtro del aceite o el del aire, pero igualmente importante y más en este momento, por dos motivos.

El motivo habitual hasta el momento era porque en la estación de primavera hay un aumento del polen en el ambiente y si no cambiamos este filtro las personas alérgicas pueden sufrir en mayor medida las consecuencias.

Y en la actualidad aumenta la importancia de un buen mantenimiento del filtro de polen por el Covid19, ya que este filtro tiene la misión de depurar el aire que entra en el habitáculo cuando ponemos el aire acondicionado o la calefacción.

Un reciente estudio sugiere que el aire del interior de un vehículo con este filtro en mal estado puede ser hasta diez veces más contaminante que el aire del exterior. Un metro cúbico de aire contiene entre 10 y 80 billones de partículas (bacterias, hongos, esporas, polvos industriales, partículas abrasivas, hollín o gases) que se depositan en nuestro sistema respiratorio provocando dificultades respiratorias y estornudos, lo que reduce significativamente el nivel de atención en la carretera, y se incrementa de este modo el riesgo de accidente.

PorqUe un estornudo a 80kilomentros por hora puede ocasiona una pérdida de visión durante unos 45 metros aproximadamente, por lo que, para evitar reacciones alérgicas durante la conducción, el buen estado de los filtros es esencial.

Existen dos tipos de filtros de habitáculo:

  • Los más habituales son de color blanco y protegen del polen y otras partículas.
  • Los de carbón activo, son más potentes en el filtrado, muy beneficioso para las personas alérgicas.

Es importante cambiar este filtro cada 15.000 kilómetros o una vez al año, así como cuando el conductor perciba una menor entrada del aire, olor extraño al encender el sistema de climatización o cuando el habitáculo no se enfríe.

Si no realizamos este mantenimiento el motor deberá realizar un sobreesfuerzo para enfriar o calentar el aire. Esto repercute en el consumo de combustible y las emisiones de gases de forma negativa.

Muchas veces este filtro es uno de los más olvidados en el mantenimiento del vehículo, pero no es menos importante que los demás. Por ello, debes saber mostrar a tus clientes la importancia que tiene el cambio anual del filtro del habitáculo o polen y hacerle una correcta revisión al vehículo para un mejor funcionamiento y durabilidad del mismo.

Entradas relacionadas