¿Cómo limitar los gastos en el taller?

la gestion del taller

Cualquier instante es bueno para reducir los gastos y ser un taller eficiente, pero esto cobra mayor importancia tras a través una crisis como la pandemia, al haber limitado la circulación y tener el taller bajo mínimos o incluso cerrado.

Para ello, debemos detectar y desglosar todos aquellos pequeños gastos que desde un principio no se les da importancia, pero si los cuentas pueden realizar una cuantía importante.

Hay que empezar por gastos en consumibles a la eficiencia energética del negocio, las empresas de reparación deben pararse a observar dónde pueden evitar uno de estos gastos fantasma.

Nextdata, el servicio de información técnica de Serca, destaca que muchos reparadores asumen como gasto el coste que supone la gestión de residuos del cliente, así como el de pequeño material o consumibles.

Se trata de cortesías que, si bien en épocas de bonanza pueden ayudar a fidelizar clientes, cuando llegan periodos no tan buenos deben gestionarse de manera diferente. De hecho, muchos establecimientos asumen estos costes y sus clientes ni siquiera son conscientes de ello.

En el caso de la gestión de residuos, conviene que el taller solicite la información a su gestoría o extraiga los informes de su programa de gestión, siempre y cuando haya introducido albaranes o facturas de forma previa. De esta manera, podrá hacerse una idea del coste que le supone asumir este tipo de gastos.

En el caso de los pequeños materiales y consumibles, se estima que el coste por operario y año puede rondar los 1.000 euros. Solamente es necesario multiplicar esta cantidad por el número de personas que trabajan en el taller para hacerse una idea del gasto que supone el uso de guantes, papel absorbente, tornillería, productos de limpieza de frenos o fundas de protección, entre otros artículos.

En este sentido, Nextdata aconseja a los talleres de electromecánica repercutir un porcentaje de cada referencia en cada factura, que puede situarse entre el 0,2% y el 0,4%. El pequeño material, sostiene, se debe repercutir basándose en los euros imputados a la mano de obra, mientras que la gestión de residuos se hará sobre lo imputado a las piezas.

Otro gasto fantasma bastante habitual en los talleres es el relacionado con la energía. Esto es algo que los profesionales de la chapa y pintura tienen más que interiorizado, aunque los de electromecánica no siempre son tan conscientes.

En este sentido, es importante familiarizarse con los recientes cambios que se han producido en la tarifa de la electricidad. Concretamente, se ha modificado la manera de calcular los peajes que se pagan con la factura de la luz.

Según la Asociación de Empresarios del Taller de Reparación de Vehículos de A Coruña (Atreve), los cambios en la tarifa más destacados que afectarán al taller son los siguientes:

  • Energía: se establecen cuatro temporadas —alta, media alta, media y baja— y seis períodos de precios — P1, P2, P3, P4, P5 y P6—. El P6 será el más barato y se corresponderá con el P3 antiguo, desde las 12 de la noche hasta las 8 de la mañana.

Como las temporadas varían en función de la zona donde esté el taller, es conveniente informarse sobre los horarios que afectan a cada taller en concreto en cada época del año. Se trata de trasladar el grueso del consumo a los periodos más baratos cuando sea posible y reservar las actividades menos exigentes o los descansos en cuanto a consumo para los horarios más caros.

  • Potencia contratada: se han establecido seis periodos de potencia y se efectúa un cambio automático que sigue una regla, la de que las potencias contratadas deberán ser ascendentes, siempre igual o superior al periodo anterior. Tal vez el cambio más importante relacionado con este apartado tiene que ver con la desaparición de la bonificación del 85%, por lo que habrá que reajustar todas las potencias.

El cambio, a priori, supondrá una bajada de alrededor del 30% en la parte de la factura relacionada con el término de potencia. Sin embargo, se pagará más en la energía consumida. Por eso, los talleres deben revisar qué tipo de tarifa les conviene más y efectuar un consumo más eficiente durante los horarios que más le convengan.

En definitiva, es muy importante tener controlado todos los gastos del taller para conseguir ser lo más eficiente posible y ahorrar gastos. La automatización de tareas o la optimización de los pedidos pueden resultar de gran ayuda a la hora de reducir los gastos del taller en una época delicada. En este sentido, utilizar herramientas de software de gestión ahorra una considerable cantidad de tiempo en un buen número de tareas como por ejemplo Next Control, que te ayudará a gestionar tus tareas administrativas diarias del taller.

Para más información sobre la herramienta de gestión del taller puede preguntarle al departamento comercial, ellos estarán encantados de resolver todas tus dudas.

Fuente: Infotaller

Entradas relacionadas