La recirculación de gases de escape en el vehículo

El sistema de recirculación de gases de escape reduce las emisiones de NOx en los motores de combustión. Para ello, este sistema soporta fuertes cargas, por lo que vehículos con muchos kilómetros puede acarrear serios problemas.

En primer lugar, vamos a ver los componentes de un sistema de recirculación de gases:

  • Válvula EGR

La válvula EGR es el dispositivo más importante de todo el sistema. Se encarga de crear una unión entre el tubo de escape y el canal de admisión. La válvula permite la apertura y deja entrar los gases de escape en el múltiple de admisión.  

  • Transductor de presión

El transductor de presión tiene la función de controlar el vacío necesario para la válvula. Se adapta al vacío de cada situación de carga del motor con el fin de mantener una tasa fija y predeterminada de recirculación.

  • Termoválvulas

Tienen una función parecida a la del transductor de presión, aunque su funcionamiento depende de la temperatura. Los transductores de presión y las termoválvulas también pueden combinarse.

En segundo lugar, veremos los fallos más habituales y sus causas.

La válvula EGR es la que mayores averías tiene por las elevadas cargas que soportar. Esto es debido a que la válvula se obstruye por el aceite pulverizado y el hollín del gas de escape y disminuye la sección transversal de la apertura de la válvula, que con el paso del tiempo acaba cerrándose por completo.

El sistema de tuberías para crear el vacío también es a menudo una fuente de averías. Debido a la falta de estanqueidad se pierde la presión que necesita para que se abra la válvula y por tanto deja de abrirse.

Un transductor de presión averiado o una termoválvula que no funcione correctamente también pueden ser la causa de que la válvula EGR deje de funcionar por falta de vacío.

Para revisar el sistema de recirculación de gases de escape existen distintas posibilidades. Todas ellas dependen de si el sistema es capaz de realizar una autodiagnosis o no. Los sistemas que no son capaces de realizar una autodiagnosis pueden ser revisados por medio de un multímetro, una bomba de vacío manual o un termómetro digital.

Para más información visita la página de Hella.