Principales averias y consejos cara al verano

Principales averias y consejos cara al verano

El próximo 21 de junio arranca oficialmente el verano, aunque lo notas cada vez que subes a tu coche. Se acerca el momento de planear las vacaciones y las escapadas de fin de semana, y para eso nuestro vehículo debe estar revisado y en buenas condiciones.

Es importante desde la posición del taller recordar a los clientes la importancia de hacer una revisión a su vehículo especialmente de algunos elementos como los que citamos a continuación:

Principalmente son problemas que afectan a las baterías, a los neumáticos  y al alternador.

Por lo que primero de todo recomendamos la comprobación de los neumáticos al ser el único elemento en contacto directo con el asfalto. Recordad que la profundidad del dibujo no debe ser inferior a 1,6 mm y su presión debe ser la adecuada.

Comprobar los líquidos es otra de las operaciones clave para evitar averías. Líquidos del limpiaparabrisas, de los frenos, del refrigerante… Es importante recordar que los filtros y los líquidos hay que cambiarlos al menos una vez al año, fundamentalmente en vehículos de más de 10 años.

Un factor al que los clientes no dan la importancia necesaria es a una buena visibilidad. De poco sirve haber comprobado todo lo anterior si una vez en carretera los faros o las escobillas limpiaparabrisas se encuentran en mal estado.

Los problemas con las baterías son los más frecuentes, por lo que nunca viene de más mencionar que la vida útil de una batería está entre los 4 y los 5 años y que deben tenerlo en cuenta para evitar sorpresas en mitad de las vacaciones.

Motor, suspensiones, frenos: Muchas veces, con la rutina de coger el coche todos los días, el cliente no es consciente de que ya no frena como antes o que balancea en exceso, por lo que está en nuestras manos hacer referencia a este tipo de variaciones en el vehículo.

Una vez hechas todas estas comprobaciones  hay que dar algunos consejos en cuanto a cosas que dependen del consumidor:

Las altas temperaturas pueden llegar a calentar los automóviles hasta a 45 grados centígrados en épocas estivales haciendo que se disparen las averías y las asistencias en carretera durante esta estación. Por eso,  nunca está demás recordar pequeños gestos para proteger el coche del sol.

Aparcar en la sombra, puede resultar bastante obvio pero la mejor forma de proteger nuestro coche del sol es evitándolo. Recordar que tanto por el coche como por la seguridad en la conducción es recomendable no conducir durante las horas de más calor.

Proteger la carrocería: lavar el coche al aire libre durante las horas de más calor no es una buena idea, ya que el agua se evaporará prontamente sobre la carrocería y la manchará.

Y para proteger el interior recomendar poner el parasol, este pequeño gesto reduce en varios grados la temperatura interior del coche.

Es muy importante, por último, hacer incapie en no arrancar con el coche aún muy caliente.  Abrir ventanillas y puertas y dejando que se enfríe durante un rato antes de encender el aire acondicionado

.

Deja un Comentario