El “retrofit”: gran oportunidad para el taller en el 2023

retrofit

El retrofit se basa en la transformación de vehículos gasolina y diésel en vehículos que dispongan de nuevas tecnologías más sostenibles y eficientes, fundamentalmente GLP. Una transformación que se debe realizar en talleres especializados y esto hace que esos talleres tengan una oportunidad, ya que habrá un gran reclamo en los próximos meses y años.

Cada año que pasa surgen nuevas medidas para alcanzar la neutralidad climática y descarbonización total que persigue Europa desde hace varios años. En cambio, la visión que tiene la sociedad es que se muestra como un panorama lejano, debido principalmente a que los grandes cambios se sufrirán en 2035 y 2050.

Sin embargo, hay algunas medidas que entrarán en vigor en 2023. Es el caso, por ejemplo, de la obligatoriedad de que todos los municipios de más de 50.000 habitantes instalen una Zona de Bajas Emisiones (ZBE), tal y como ya tienen Madrid y Barcelona. En estas áreas, la circulación, el acceso y el aparcamiento está muy restringido para todos aquello coches que no dispongan de la etiqueta ECO o CERO.

Por ello, estos últimos meses del 2022 tiene como objetivo para los conductores conseguir la etiqueta ECO, algo que supone asumir un gran coste, ya que la mayoría de la flota automovilística española no disponen de ella. De aquí surge el denominado retrofit.

El retrofit consiste en la transformación de vehículos gasolina y diésel en vehículos con nuevas tecnologías más sostenibles y eficientes. Una transformación que solo se puede llevar a cabo en talleres especializados. Y, sin duda alguna, la mejor tecnología hoy en día es el GLP.

De esta forma, no solo se reducen las emisiones nocivas, sino que se evita generar más residuos que no se pueden reutilizar, dándole una segunda vida útil al vehículo.

Los eléctricos, pese a que son más sostenibles que los de combustión, no están pensados para reutilizarse.

 

Por otro lado, la transformación de coches a GLP supone un gran ahorro para el cliente final, ya que es el combustible más económico que existe hoy en día. Estamos hablando de un ahorro de más del 55%.

 

Esta transformación abre ante los talleres una oportunidad para revalidar la confianza entre sus clientes y ganar la de los potenciales. Ofrecer a los conductores esta posibilidad desde su taller de confianza, convirtiendo el vehículo que ya tiene en uno más sostenible, con etiqueta ECO y que suponga un ahorro de más del 50% en combustible, es clave para ganar la confianza de los clientes.

No obstante, transmitir esa confianza desde el primer momento es fundamental, y eso solo se consigue con un pleno conocimiento sobre cómo se realizan dichas transformaciones. En este sentido, la formación es clave como una inversión por parte de los talleres para el futuro del mismo.

Los talleres tienen una gran oportunidad para promover una alternativa sostenible, inmediata y económica de movilidad sostenible: la conversión a tecnologías como el GLP. Con ello, conseguirán aportar un gran valor añadido a su taller frente a la competencia y además de anticiparse a los cambios que están por venir en el sector de la automoción.

Fuente: Javier Navarro – Infotaller